Comparte este articulo:

“Las cosas más importantes de mi vida me ocurrieron en la U-ERRE”.

Nora Enríquez Emanuelson, exalumna de Administración y también de Psicología, platica cómo sacó provecho de estudiar ambas carreras.

 

Por Marlene Covarrubias

Estudió dos carreras en la Universidad Regiomontana. Sin embargo, la primera de éstas, Administración, fue impuesta por sus padres. Veinte años después, en 2014, alcanzó su sueño de terminar Psicología.

Actualmente, Nora Enríquez Emanuelson, casada, con un hijo y dedicada a orientar e impartir pláticas de desarrollo humano, se declara feliz de haber tenido la oportunidad de cursar ambas licenciaturas.

“Transformé en una experiencia positiva el haber estudiado una carrera no deseada”, comenta en entrevista. “Les digo que ahora ‘administro’ emociones”.

Recién salida de la preparatoria, ella quería ingresar a Psicología, pero no la apoyaron en su casa.

“Mi hermana estudió Psicología, mi hermano estudió Ingeniería en la U-ERRE… Somos familia Jaguar…”, platica. “Y Martha (su hermana) estudió Psicología y era medio tremenda, así que cuando dije que yo quería Psicología, no me dejaron, y no me quedó otra opción más que estudiar Administración de Empresas”.

Actualmente, Nora imparte ante jóvenes estudiantes la plática Orientación y Sentido de Vida. Ahí menciona que todo adquirió sentido por estudiar ambas carreras.

“Cuando hablo en esta plática, menciono que son dos experiencias que nacieron en la U-ERRE…”, indica. “Las cosas más importantes de mi vida me ocurrieron en la U-ERRE”.

Inmediatamente después de estudiar prepa, entró a Administración. Ahí coincidió con amigas de otra escuela, tuvo novio, casi se casaba. Toda la cuestión de socialización y lo emocional lo vivió a través de esta carrera.

También hizo prácticas profesionales con Jaime Pozo Pino, un tiempo embajador de Ecuador en Monterrey.

“Me ayudó mucho estar con él porque él daba capacitación y adiestramiento a pequeñas empresas y a veces me mandaba como delegada: ‘Ve a dar la clase de capacitación con los obreros’. Me mandaba e iba sola… Fue bien interesante. Aprendí la pasión por dar clases, no tener miedo a hablar en público”.

Luego, por medio de la U-ERRE comenzó otras prácticas profesionales en Cuauhtémoc y Famosa, en Recursos Humanos con orientación a Jubilados.

“Daba pláticas a los jubilados de calidad de vida, administración del tiempo libre, en algún viaje fui de ‘colada’. Entonces fue una experiencia muy linda.

“Yo les digo a los muchachos (a quienes dirige sus conferencias), que a pesar de que (Administración) era una carrera que no me gustaba, yo traté de hacer lo mejor para mí con lo que tenía a mi disposición… Entonces, qué había en Administración que me pudiera gustar: Estaba psicología social, recursos humanos, capacitación y adiestramiento, y a eso fue a lo que me dediqué mucho tiempo de mi vida”, explica.

De todas las materias en lista, esas la hacían feliz. No obstante, nunca dejó de lado su deseo de estudiar Psicología.

“Ya siendo adulta y casada, tuve la oportunidad de entrar con beca a uno de los primeros programas de Psicología para adultos en la U-ERRE. Entré 20 años después…, todo estaba sistematizado…, pero era la emoción de entrar a estudiar lo que más me gustaba”.

Entre sus logros cuenta haber estudiado Administración y concluirla para luego estudiar Psicología.

“Haberla terminado (Administración), no puedo explicar el empoderamiento que me dio para muchas cosas en mi vida”.

Asegura que le dio herramientas y bases para recorrer gran parte de su trayecto profesional, que ahora completa con su aprendizaje sobre la psicología y el comportamiento humano.

“Creo que todo es perfecto”.

Hoy Nora acompaña a las personas en procesos emocionales y ofrece clases de orientación vocacional en una preparatoria.

“’Tú y tus dos carreras… vente para acá a que nos ayudes con los muchachos a orientarlos’, me dijeron”.

Además, ofrece cursos de inteligencia emocional, se enfoca más en desarrollo humano. Y sigue estudiando… Quiere concretar con una maestría.

“No dejo de estudiar, estoy con cursos, estoy con talleres. Para mí el estudio es importantísimo, te abre las puertas para muchas cosas más…”.

Y ese mensaje es el que transmite a los estudiantes que escuchan sus conferencias.

“Como mensaje, ahora que estamos con los medios sociales, les digo que el conocimiento es poder… Mientras más preparado, tienes más cultura, más herramientas. No importa si andan en un uber, no es lo mismo hacerlo con educación”.

Sugiere a los jóvenes no despreciar la educación, ya que es la que permite el autoconocimiento, ver de qué es capaz la persona, facilitando el no posponer, el tomar decisiones.

“No pospongan las cosas, tomar decisiones rápido te permite cerrar ciclos, abrir la puerta para que cosas mejores lleguen”.

 

19 April 2017

Coordinación Exalumnos


Lucy Edaena Martínez

T. 8220.4600 ext. 3094
lemartinez@u-erre.mx

Edificio CEDAE Piso 1  (Matamoros 430 pte.)

09:00 - 18:00 hrs.

Noticias Relacionadas